"Arromboidéese sobre el diván y disfrute de su filete frito sobre roca del Sáhara con extractos de moho amazónico, mientras lee posts de lo más interesantes"

26 mar. 2012

Las Crónicas de Xorez


        Las Crónicas de Xorez

Todos estaban preparados para el gran día. Todas las tropas habían llegado a la Llanura Perdida: demonios, titanes, humanos, orcos, todo tipo de  criaturas habían venido desde los lugares más tenebrosos del mundo de Xorez.
El rey Theron dirigía a los humanos, titanes, hipogrifos, ¡hasta los árboles habían venido a ayudar! No se veía un ejército igual desde hace eones. Él empuñaba la Hoja Candente y la Ira Sagrada.
Skerham el Demoníaco trajo consigo a su mano derecha, el brujo Buk’hark y a su ejército, los Necros. Despiadados demonios, orcos, dragones y Abominación, la mascota de Skerham.
Sabían que todo iba a acabar en una gran masacre. Cuando Skerham estaba empuñando su arma, la Fuerza Sacra Oscura, una gran lluvia de flechas descendió sobre su ejército pero antes de que impactaran Abominación escupió una llamarada de fuego que incineró las flechas y tras la lluvia de ceniza el ejército de los Necros se abalanzó sobre el ejército de Theron iniciando así la batalla.
Una gran guerra donde se decidió el futuro de Xorez.
Theron esgrimió la Hoja Candente. Esta arma tenía en su interior fuego líquido, ya inexistente, que la hace única y increíblemente poderosa ya que sus cuchillas extremadamente afiladas están siempre al rojo vivo y penetra cualquier armadura.
Este fue primero a por Abominación ya que desprecia a esa criatura como al mismo Skerham. Fue creada a base de un dragón milenario y cosido a cadáveres mutilados. La criatura duró poco porque fue aplastada con el martillo del rey, Ira Sagrada, y su cadáver lo lanzó al Abismo.
Sobre la Fuerza Sacra se puede decir poco, porque son escasas las historias que se cuentan sobre ella. Se sabe que fue el brujo quien se la robó rey Theron bajo la apariencia de uno de sus sirvientes y corrompida por el odio del demonio y paso a ser conocida como Fuerza Sacra Oscura. Esta espada poseía en su cuchilla fuego sacro, el más poderoso jamás creado, capaz de pulverizar cualquier tipo de material; también poseía en la empuñadura una gema que permitía por cada muerte provocada por esta espada, se creara un abisario oscuro, creado a base del alma del caído. Gran parte de los humanos fueron convertidos en abisarios para un fin mayor.

El martillo de Theron fue anulado por estos abisarios, los únicos capaces de llevarlo a cabo.
Los árboles tuvieron que huir porque estaban siendo incinerados por los dragones. Huyeron muy pocos, lo que sobrevivieron ya que no podían permitir la extinción de esta raza.
Por ahora la guerra estaba a favor de los Necros. Los dragones estaban conteniendo a los hipogrifos eliminando a un gran número de estos, cuando su rey Alamuerte avistó al brujo y este fue hacia el, pero el brujo se dio cuenta del intento del hipogrifo y lo apartó con su guadaña la Separadora de almas. Ante el ataque de Alamuerte, el brujo se dispuso a activar uno de los poderes de su guadaña. Cogió la cadena que había en el extremo de su arma, cogió la punta que había y se la introdujo en el corazón, aumentando así su poder. El rey no quería perder más el tiempo por lo que usó su mayor poder, Ragnarok, y el brujo quedó gravemente herido, al borde de la muerte. No lo podía permitir, iba a morir igual, así que activó el poder de su reliquia, transformando así al propietario de la Separadora de Almas en la misma Muerte durante un tiempo limitado y al terminar, provocando la muerte del propietario de esta arma. Alamuerte fue herido de gravedad y se retiró dejando a sus filas solas y sin mando alguno.
La batalla estaba decidida, Theron no oponía mucha resistencia y los titanes habían sido casi eliminados, pero el rey llamó a su última esperanza… entonces el cielo se abrió iluminado y bajó el Caballero Tyrael con su ejército de dragones alados y jinetes de hipogrifo.
El demonio Skerham se asustó al ver al caballero y a su ejército, por lo que no tuvo más remedio que hacer lo siguiente. Fue a empuñar su arma pero el rey se dio cuenta de lo que pretendía y envió al mismo arcángel a detenerle cuando este fue paralizado con uno de los hechizos antiguos que conocía Buk’hark, pero el también quedo paralizado ya que no los controlaba del todo bien. No quedo mas remedio,  Theron fue a detenerle pero ya era tarde. Cuando solo le faltaban unos metros para llegar el demonio empuñó con gran fuerza su espada y la clavó en el suelo. Miro con una sonrisa en la cara al rey mientras que el planeta era sacudido por un terremoto y el cielo empezó a oscurecerse y a escupir meteoritos. Entonces el suelo se quebró y devorado por el fuego de la Fuerza Sacra Oscura. Empezaron a salir de las profundidades del  planeta un ejército de demonios antiguos jamás visto hasta ahora. Se trataba de la Legión Ardiente  que había sido liberada de nuevo y con ello suponía una gran amenaza para el planeta.
Los titanes fueron casi eliminados por los demonios antiguos  y estos meteoritos de los que os hablé antes, cuando llegaban al suelo se transformaban en unas criaturas mas antiguas que la misma legión, eran los Infernales, compuestos de roca viva y fuego sagrado.

El mundo estaba a punto de partirse en dos cuando un rayo atravesó el cielo oscuro e impactó en el suelo. Toda criatura que estaba cerca del impacto quedo calcinada y ahí estaban, en su forma visible, los Señores Elementales. Ambos líderes se quedaron atónitos al ver aparecer a estos seres egoístas e imparciales que se disponían a ayudar a mantener el planeta a salvo, en efecto, venían a liquidar hasta el último de la Legión Ardiente y por supuesto eliminar al demonio Skerham, causante de todo esto.
Silencio, todo lo que había ahora era silencio.
Los Señores Elementales empuñaron cada uno su arma y empezaron a eliminar a todos los demonios. El brujo alzó a todos los caídos, formaran parte de los Necros o no todos se alzaron a pelear contra esta fuerza imparable, pero este no consideró que el cadáver de Abominación estaba vagando por el Abismo. Pero observó que la mandíbula inferior estaba intacta en el suelo. La cogió e hizo con ella un hacha, pero observó que en la mandíbula había sobrevivido algo de la esencia de esta criatura, la sed de sangre y la ira que tenia esta criatura. Le entregó esta hacha al general de la Legión Ardiente, Merkios, y fue llamada Mandíbula Infernal. Este general, al coger el hacha entro en un estado de cólera y sed de sangre que empezó a arrasar con todo lo que tenia a su alrededor.
Tyrael estaba haciendo frente a unos demonios cuando fueron derribados por su general y este impactó con Tyrael. Se podría decir que el sonido de sus armas chocando la una con la otra resonaba por toda la llanura. Merkios le cortó una mano al caballero y este se encolerizó por lo que le puso fin de una vez por todas y lo pulverizó con Tortura Divina, una holeada de cuchillas diminutas atravesó cada centímetro del cuerpo del general, provocándole así una muerte lenta y dolorosa.
El caballero quedo muy herido y vulnerable. De rodillas ante el cansancio y las heridas fue atravesado a traición por la guadaña del brujo. Ante tal acto, Tyrael no podía quedarse quieto, aun habiendo sido atravesado por la guadaña se giró y lanzo su espada hacia el brujo y esta le atravesó toda la cara provocando su muerte instantánea. Como Buk’hark había muerto, todos los caídos que había resucitado cayeron porque el hechizo había sido roto por su muerte.
Unos minutos después de haber muerto el brujo, Tyrael se levantó, se alzó en los cielos, pronunció una serie de palabras que parecían ser un conjuro… su espada comenzó a arder, la levantó y la tiró con todas sus fuerzas hacia el suelo provocando una ráfaga de destrucción y de luz que mató a casi todos los que estaban a un radio de 200 metros.
Ya solo quedaban los líderes y los dioses elementales cuando murió Tyrael y más de la mitad de la Legión Ardiente.
El planeta estaba a punto de partirse por completo, lo único que lo mantenía era la presencia misma de los Señores Elementales. Tan solo unos instantes para que el mundo de Xorez llegará a su fin.

Estos se percataron de lo que estaba a punto de pasar y se pusieron manos a la obra. Se fusionaron originando un elemento supremo que se introdujo en el interior del mundo, pero allí dentro es de donde emanaba la Legión Ardiente, así que se podría decir que el viaje hasta el núcleo central no iba a ser fácil.
Ya no quedaba nadie más con vida en aquella llanura debido a los cuatro señores elementales, habían aniquilado a todos menos al gran demonio y por supuesto al Rey Theron. No podían perder mas tiempo por lo que fueron directamente a hacer su misión.
Cuenta una leyenda que en el núcleo central no era más que una invención de los antiguos para que no se supiera la verdad, pero aquel día, la verdad iba a ser revelada. Esta verdad de la que os hablo es que en lo más profundo de la tierra dormía una fuerza desconocida, dicen que era un dios, otros que se trataban de una maquinaria que funcionaba con el poder que emanaba un mineral. Todo era mentira. La verdad es que existía una criatura creada por las sombras y el odio que fue dormida con el único fin de poder mantener el equilibrio del mundo y que decidieron encerrar en lo más profundo, donde nadie lo molestara.
Cuando el Rey Theron y Skerham vieron que el Elemento Supremo se dirigía hacia el interior decidieron ir también. El destino de Xorez dependía de todo lo que sucediera ahí abajo. Como dije antes, el camino no iba a ser fácil, se encontraron a demonios encolerizados que atacaban también atacaban a Skerham. No eran fáciles de eliminar pero como el dios ya había luchado contra ellos hace eones pues los mataba con mas facilidad por lo que llegó antes que el demonio.
Llegaron y entonces vieron como un dragón que acababa de despertar estaba destruyendo los cimientos del mundo y en una cámara subterránea había algo mas que no se sabia muy bien que era, pero algo había ahí abajo que despertaba la intriga del demonio.
El rey luchaba contra esta bestia de las profundidades con todas sus fuerzas, la gran hoja candente no servía contra esta criatura por lo que no era más que una simple espada. Pero no peleaba solo, el Elemento Supremo también estaba ahí peleando contra el dragón, pero este parecía ser invencible.
Mientras tanto el demonio se estaba acercando a la cámara subterránea donde emanaba un poder extraño. Cuando se acercó no vio más que una pierda  que estaba flotando en el centro de esta cámara, pero vio que se estaba quebrando por cada momento que pasaba.
El rey se dio cuenta de que el demonio no estaba y decidió acabar con la criatura de una vez por todas, activó la gema que poseía su martillo. Nunca os he hablado de esa gema. Esta gema tenía el poder de crear lo que se le ocurriera al propietario durante un tiempo limitado, más exactamente, media hora, pasado ese tiempo la gema se hacia añicos. Lo que creaba siempre estaba a las órdenes del propietario del martillo.

No se sabe muy bien que fue lo que invocó, solo que surgió un destello y que ese dragón había desparecido en un instante y posiblemente muerto. Pero no había acabado todo. Fueron a la cámara subterránea donde encontraron al demonio apunto de corromper la pierda que allí había cuando en un instante el Elemento Supremo se puso delante de la piedra, tocarla y así convertirse en un haz de luz que daba vueltas alrededor de esa piedra regenerándola.
Mientras el demonio y el rey estaban a punto de empezar un combate que nadie conocería.
El Rey Theron lo agarro y lo estampó contra el techo de la cámara aturdiéndolo. Aprovechó este momento para introducir su Hoja Candente en su pecho y rebanarlo por la mitad pero Skerham se recuperó instantes antes y contrarrestó el golpe propinándole un fuerte cabezazo a este y en una segunda oportunidad le intento atacar con su espada pero la hoja candente se interpuso entre la hoja de la Fuerza Sacra Oscura y su cabeza. El rey aprovechó para golpearle con el martillo en las costillas y apartarlo del medio y mientras este se recuperaba del golpe, le volvió a dar otro martillazo en la cabeza. El demonio fue impulsado hacia el suelo cuando de pronto la gema de su espada comenzó a brillar de una forma extraña.
El rey no sabía que era lo que estaba pasando cuando el demonio se levantó como si nada y fue directamente hacia él con intención de matarlo de un solo golpe. El Rey Theron también fue hacia el demonio para matarlo de una estocada. Todo fue muy rápido. No se sabía quien había matado a quien.
Theron empezó a caminar de una forma extraña. Había sido herido en el pecho por un corte de la espada del demonio, pero el demonio había sido partido en dos. El rey se acercó hacia el cadáver que junto a el se encontraba la Fuerza Sacra Oscura, entonces empuñó su martillo a dos manos y destruyó la espada que tantos problemas había creado. Cuando esta fue destruida, empezaron a salir muchas almas que al parecer había en el interior de la gema que esta poseía. Estas se fusionaron con la piedra que junto con este último aporte había sido arreglada y el mundo de Xorez había sido reconstruido gracias a todos los valientes que lo hicieron posible.
Las fuerzas de las sombras y la Legión Ardiente habían sido eliminadas para siempre y al parecer ya nada iba a amenazar más a este mundo pero quien sabe, a lo mejor no todo es lo que parece porque en lo más profundo del mundo aun estaba el cadáver del demonio. Su sangre comenzó a derramarse por aquella cámara hasta que llegó a la piedra, la tocó, y esta… se oscureció.

                                                 FIN…? 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Enlaces

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More